A la hora de elegir los pavimentos industriales en Tarragona que más se ajusten a tus necesidades concretas, es importante que sepas que, si te vas a decantar por los de naturaleza cementosa, hay principalmente dos tipos que atienden a las características específicas del propio recubrimiento y al sistema de aplicación empleado.

Por un lado están los monolíticos, que son aquellos en cuya composición, además de cemento, es posible encontrar minerales como el cuarzo, así como colorantes, agregados metálicos y otros aditivos especiales que se añaden sobre el hormigón fresco de manera superficial.

Estos pavimentos industriales en Tarragona cementosos que puedes encontrar en cualquier fábrica especializada destacan por contar con una estructura superficial lisa y por ofrecer una alta resistencia a los impactos, sobre todo aquellos que llevan agregados metálicos, y también a la abrasión. Su limpieza y mantenimiento es bastante sencilla.

Para aplicar este producto, debes utilizar la técnica de espolvoreo en seco sobre el hormigón fresco. Es necesario utilizar una máquina fratasadora, con la que deberás dar varias pasadas hasta que consigas el acabado que deseas.

El otro tipo de pavimento industrial cementoso es el recrecido, que suele tener entre 5 y 50 milímetros de espesor e incorporar entre sus componentes resinas hidrodispersables, aditivos minerales o metálicos y otros agregados especiales. Con estos materiales se pueden conseguir morteros de consistencia autonivelante, seca o fluida, en función de los trabajos que vayas a realizar.

En algunos casos se puede revestir con poliuretano o un sistema de acabado epoxi, y normalmente el recrecido se emplea como recubrimiento de acabado liso o como capa de regularización de un soporte de hormigón. Este tipo de pavimento industrial cementoso también ofrece una alta resistencia y durabilidad.

En A-Floor contamos con una experiencia de más de 30 años en la fabricación de esta clase de pavimentos. No dudes en venir a visitarnos si necesitas contar con nuestros servicios.