Habitualmente un soporte de hormigón tiene juntas de dilatación, éstas se deben tratar para evitar daños producidos por los movimientos de elementos constructivos.

Realizaremos la limpieza y saneado de todas las juntas y fisuras; después haremos un aspirado para dejarlas exentas de polvo o partículas mal adheridas. Posteriormente se realiza la aplicación de una imprimación de alta penetración para conseguir un buen anclaje, se sella la misma mediante un masilla sintética, duro-elástica con un coeficiente de elasticidad superior al propio pavimento para absorber mejor las tensiones del soporte (siempre y cuando las tensiones no superen su propio coeficiente de elasticidad).

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted